sábado, 6 de septiembre de 2014

QUICHE SENCILLA DE POLLO


Hace unos meses, cuando abrí este blog, pretendía que fuera un espacio en el que literatura y cocina se dieran la mano. Sin embargo, la falta de tiempo ha provocado que lo vaya abandonando poco a poco. Es una pena, me gusta la cocina, así que he pensado que aunque no haya relato y le busque otro enfoque, iré colgando recetas poco a poco.

Hoy he cocinado quiché…

¿Qué es una quiche?

Básicamente es una tarta salada de origen francés. Lo interesante de esta receta es que, como la pizza, admite tantas variantes como cocineros hay en el planeta (ahí puede que se me haya ido la mano).

¿Es complicada?

En absoluto. Si sabes apretar el botón de la batidora y eres capaz de encender el horno lo demás es pan comido.

¿Se tarda mucho?

Media hora, más o menos. Incluso si se te ocurre de repente, para cenar, te daría tiempo.

¿Es cara?

Los ingredientes que lleva suelen estar en casa, excepto quizá la masa. La que he hecho yo ha salido por cuatro euros (sin contar el gasto de luz del horno).



Ingredientes:

250 ml de nata para cocinar
Tres huevos
Tres quesitos
Sal
Pimienta molida
Nuez moscada
Media pechuga de pollo troceada
Masa quebrada

Preparación:

Ponemos en una jarra la nata, los quesitos, los huevos, el pellizco de nuez moscada y la sal, y batimos con la batidora. Una vez mezclados los ingredientes añadimos la pechuga de pollo salpimentada.

En un molde de unos 27 cm, untado con aceite, colocamos la masa brisa. Punteamos la base con un tenedor para que no suba. Ponemos la mezcla de ingredientes encima y metemos en el horno precalentado a 180 grados durante 25 minutos.

Se puede tomar fría o caliente.

¡¡Disfrutad!


2 comentarios: